Trump afina su propuesta migratoria con miras a las elecciones de 2020: menos familias y más profesionistas

July 23, 2019

WASHINGTON.— El yerno y asesor principal del presidente Donald Trump, Jared Kushner, se ha convertido en la punta de lanza de un proyecto de ley que redefinirá los futuros flujos migratorios en EEUU, pero la iniciativa desde ya afronta el escepticismo en los pasillos del Congreso.

Kushner, que el pasado 15 de mayo ya había dado a la prensa un adelanto de los principios del plan migratorio, tenía previsto reunirse el martes pasado con un puñado de legisladores republicanos de cada cámara del Congreso para discutir los detalles del texto legislativo.

Sin embargo, la continua controversia por los ataques de Trump contra cuatro congresistas demócratas minoritarias y una resolución de condena en la Cámara de Representantes echaron por tierra la reunión, que quedó suspendida indefinidamente.

Ni Kushner ni portavoces de prensa de la Casa Blanca han respondido a una solicitud de comentarios de Noticias Telemundo sobre el alcance de la medida, si tuvo cambios respecto al presentado en mayo, y si tiene o no apoyo bipartidista.

El martes pasado, durante una larga reunión privada del Gabinete -al que la prensa tuvo inédito acceso- Kushner hizo una presentación con diapositivas sobre el proyecto de ley, de unas 620 páginas, que promete “modernizar” el maltrecho sistema migratorio del país.

El proyecto de ley se apoyará en un sistema migratorio con base en “méritos” y el fortalecimiento de la seguridad fronteriza mediante el uso de tecnología de punta, según esa presentación.

Según Kushner, el proyecto de ley refleja el trabajo meticuloso que él y su equipo hicieron al analizar lo que han hecho otros países, y las necesidades del mercado laboral estadounidense, para crear un “sistema migratorio que sea verdaderamente la envidia del mundo y tenga un sistema de seguridad fronteriza que resguarde la seguridad” ciudadana.

“Este proyecto de ley creará un sistema migratorio moderno, con base en el mérito, que permita a los mejores y más brillantes del mundo competir con criterios objetivos para convertirse en ciudadanos estadounidenses”, explicó Kushner.

También será una “referencia” en cuanto a la seguridad fronteriza porque se apoya en las recomendaciones de los profesionales sobre el terreno “que nos dijeron lo que necesitan para asegurar por completo la frontera”, subrayó.

El nuevo sistema migratorio, de lograrse, dará prioridad a personas que ayuden a crecer el Producto Interno Bruto y a crear empleos, sin deprimir los salarios en los escalafones más bajos de la fuerza laboral, continuó Kushner.   

También dará prioridad a la reunificación de familiares inmediatos y a las industrias que afrontan escasez de mano de obra, a la vez que se conservan además los “valores humanitarios” del país respecto a la admisión de refugiados, afirmó.
Kushner está convencido de que el nuevo sistema creará más de 500.000 millones de dólares en ingresos por concepto del pago de impuestos en más de una década, porque creará empleos a través de los cuales los trabajadores aportarán a la seguridad social.

En esa reunión, Trump elogió la labor de Kushner y dijo que el plan era de “sentido común”, que además “da alicientes a la gente”.

Según Trump, el plan es “muy justo” y permitirá que EEUU pueda reclutar a extranjeros “muy inteligentes” que se gradúan de universidades estadounidenses pero que por trabas migratorias se van del país con sus talentos a otra parte.

“Queremos poder retener a gente que tenga este tipo de ingenio”, dijo Trump, al destacar que el sector tecnológico de Silicon Valley es uno de los que “siempre se queja” de la escasez de mano de obra cualificada.

Trump anticipó que, si los demócratas no apoyan el plan o éste no es aprobado en el Congreso, se convertirá en tema de campaña electoral, cuando faltan 15 meses para las presidenciales de 2020.

“Lo aprobaremos cuando recuperemos el Congreso… y esperemos que también mantengamos la presidencia”, prometió Trump.

Sin embargo, al parecer, el plan por ahora no tiene apoyo bipartidista y aún entre los republicanos hay escepticismo sobre si éste llegará a buen puerto en el Congreso.

El senador republicano de Dakota del Sur, John Thune, el republicano “número dos” en la Cámara Alta, donde está encargado de mantener la línea de partido y amarrar votos, reconoció ante la prensa esta semana que el proyecto de ley requerirá apoyo bipartidista para que siquiera llegue al pleno.

La medida impulsada por Kushner enfrenta una empinada cuesta en el Senado y, según Thune, aún queda mucho trabajo por hacer para ganar el apoyo de los republicanos y demócratas.

Una fuente en la oficina del líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, dijo desde el anonimato que el senador no tiene ninguna intención de someter a voto una medida que no tenga al menos 60 votos para avanzar en el hemiciclo.

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

© 2023 por "Lo Justo". Creado con Wix.com